Europa y el Mediterráneo

 

Roma

RAMON LLULL EN ROMA

Ramon Llull viajó a Roma varias veces. La primera fue en 1287, cuando acababa de morir el papa Honorio IV. Abandonó la ciudad pontificia sin esperar la elección del nuevo papa, que no se produjo hasta febrero del año siguiente, cuando fue elegido Nicolás IV. Regresó a Roma en 1290 para proponer al nuevo papa Nicolás la creación de colegios de lenguas y la proclamación de una primera cruzada de persuasión y de una segunda de reconquista por las armas de Tierra Santa. En 1291 ó 1292 escribió en Roma el Tractatus de modo convertendi infideles, dirigido al papa Nicolás.

En 1294 Llull acudió a Roma, procedente de Barcelona vía Nápoles, para entrevistarse con el siguiente papa, Celestino V, el cual renunció al cargo en diciembre del mismo año. También estuvo en Roma en 1296 escribiendo el Llibre dels articles (‘Libro de los artículos’) y el Llibre d’ànima racional (‘Libro de alma racional’), ya durante el papado de Bonifacio VIII. Probablemente regresó a la Ciudad Eterna entre 1297 y 1299 (años durante los cuales residió fundamentalmente en París) para conseguir el apoyo del papa Bonifacio para sus proyectos. Durante esta estancia romana escribió los Proverbis de Ramon (‘Proverbios de Ramón’).

ROMA, ENTONCES Y AHORA

Roma es la capital de Italia y del Lacio. Está situada junto al río Tíber, a unos 22 km del mar. Según la leyenda fue fundada en el año 753 a.C., fecha confirmada por los hallazgos arqueológicos. Roma protagonizó una expansión sin precedentes y se constituyó como capital de un Imperio que llegó a dominar todo el Mediterráneo durante siglos. Cuando la religión católica fue adoptada por los emperadores, la Iglesia estableció en Roma la sede papal. De modo que, después de la caída del Imperio de Occidente, Roma pasó de capital política a capital religiosa del mundo católico, una capitalidad que sin embargo había de desplazarse a Aviñón entre 1309 y 1377.

Roma es probablemente la ciudad de Europa con mayor cantidad de monumentos por kilómetro cuadrado. Su centro antiguo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (1980), sumándose diez años más tarde los bienes del Vaticano. De la época romana se han conservado el Capitolio, el Coliseo, el Foro, el Panteón, diversas termas y arcos de triunfo, y muchos otros restos que son testimonio de la gran gloria de la antigua Roma. Entre los bienes de origen paleocristiano destacan las basílicas de San Pedro del Vaticano, San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros, Santa María la Mayor y Santa Sabina, así como las catacumbas. De la Roma medieval cabe citar las iglesias de Santa María in Trastevere (1130-1143) y de Santa María sopra Minerva (considerada la única iglesia gótica de Roma).

 

Citas de Ramon Llull

 
«Ningún tesoro es mayor que la verdad»
 

Mensajes sobre Ramon Llull

 
Ramon Llull está enterrado en la basílica de Sant Francesc, en Palma (Mallorca).
 

Últimos posts

 
En la primavera de 2010, emprendimos el camino de Santiago...
 
 
Esperamos que la gente joven tenga ahora un sitio web desde...
 

Últimas creaciones